Tres apuntes para ayudarnos a incluir los ejercicios físicos en nuestra vida diaria

Foto de Kamaji Ogino en Pexels.

Cuando me pongo a pensar en cómo iniciar esta nota para captar su preciada atención, vuelve a mi mente aquellos tiempos de adolescente cuando por primera vez intentaba incluir a los ejercicios físicos en mi rutina cotidiana…

Toda mi alma se transporta a Chanchamayo… San Ramón, especialmente…

Desde entonces y hasta ahora que ya tengo mis 43 años bien cumplidos, los ejercicios físicos siempre han sido algo que he sabido mantener en mi rutina cotidiana, inclusive en mis años más gargolísticos ???

Por ese motivo me atrevo hoy a dejarles estos tres apuntes que pienso pueden ayudarlos a incluir los ejercicios físicos en su vida cotidiana, o si ya lo han hecho, pueden ayudarlos a reforzar este saludable hábito…

1. Decide tu motivación

Foto de Designecologist en Pexels.

Cuando era adolescente creo que la motivación estaba muy relacionada con hacer algo que también hacían mis amigos y con el juego de la estética para atraer a las chicas… Hoy tiene que ver con otros temas que me parecen -ahora- más relevantes, al menos para mí…

Algunas de mis actuales motivaciones las puse en algún momento en esta nota, por si desean curiosear; pero lo importante de este punto es que uno debe de escoger sus propias motivaciones…

En general, los motivos para hacer ejercicios físicos de manera cotidiana suelen estar relacionados con la salud física y mental (sobretodo física) de nuestro organismo, y me parece una excelente razón para ejercitarse…

Pero cada persona es diferente; y creo que pueden existir tantas motivaciones como personas hay en el mundo… Es más: Una misma persona puede tener mucho más de una motivación válida para sí misma…

Lo importante es decidir una o más motivaciones para tenerlas como propulsores básicos para ayudarlos a generar una rutina cotidiana de ejercicios físicos…

Los motivos evolucionan

Un asunto que considero relevante para mencionar sobre este tema es que las motivaciones pueden ser cambiantes…

Creo que eso está bien…

A medida que pasa el tiempo tus motivaciones pueden ir evolucionando y eso no necesariamente es una mala señal de nada…

Sólo te diría que cuides de tener motivaciones sanas ?

2. Encuentra el mejor momento de tu día

Foto de Miguel Á. Padriñán en Pexels.

Si deseas que la hechura de tus ejercicios físicos se haga una rutina cotidiana, es importante que ubiques el mejor momento de tu día para ponerte en acción…

Me refiero a aquel momento de tu día en el que creas que existe la menor probabilidad de que vayas a fallar… Es decir, aquel momento del día en el que pienses que tengas mayor posibilidad de éxito para cumplir con tu compromiso…

Para algunos funciona en la mañanita o de madrugada… Para otros a media mañana… Para otros a media tarde… Para otros en la noche… Y así…

Todo depende de cómo tengas organizada tu rutina diaria y en qué momento decidas incorporar tus ejercicios físicos cotidianos…

¡Prueba!

Puede que al principio te propongas un momento del día sin estar seguro o segura de si va a funcionar… ¡Pues prueba!

Pero prueba con ganas… Y por lo menos unos cuantos días…

Si no funciona; decide primero otro momento en el que intentarás y vuelve a probar con ganas… No te detengas para luego pensar cuál será tu nuevo momento; primero decide tu nuevo momento y luego haz el cambio, y así no tendrás que hacer ninguna pausa…

Y así, vas probando, hasta que le chuntes ???

3. Empieza en el nivel en el que te encuentres

Foto de Barbara Olsen en Pexels.

¡Éste es un tema esencial!

Muchas personas que intentan incluir ejercicios físicos en su rutina diaria empiezan alucinándose que ya están a nivel de Arnold Schwarzenegger cuando hizo de Terminator…

Al día siguiente o a los días de ese intento les duele tanto el cuerpo o se lesionan tan duramente, que deciden no continuar…

No shean loquitos…

Empiecen en el nivel en el que se encuentren…

Denle suave nomás… De menos a más…

Si el primer día creen que pueden hacer 100 de esfuerzo, entonces hagan 40 ó 50 de esfuerzo… Al día siguiente sientan su cuerpo, y si todo va bien, pues sigan con ese mismo esfuerzo durante unos días… 

Ya luego, con el tiempo, su cuerpo naturalmente les pedirá más esfuerzo o menos esfuerzo, dependiendo de cómo se encuentren en cada momento…

El objetivo es generarse la rutina…

¡EL OBJETIVO NO ES DARLE CON TODO EL PRIMER DÍA Y TIRAR LA TOALLA EL SEGUNDO DÍA!

Con el tiempo adquirirán experiencia; y entonces ahí sí, si desean y sobre la base de una rutina gestionada sabiamente, podrán elevar su nivel hasta Terminator 8 ó Sayayín 124 ??✌️

En video para la yentis ?

A continuación les dejo este video en el que tratamos estos tres apuntes y algunos más de yapa, todos ellos relacionados con ayudarnos a generar una rutina cotidiana de ejercicios físicos…


Huayranga School

Te ofrecemos nuestro servicio de Asesorías personales para el desarrollo personal integral y para la gestión emocional, entre otros temas. Si deseas más información, puedes hacer click aquí o comunicarte directamente con nosotros a nuestro WhatsApp 981224488 ó a nuestro correo electrónico huayranga@huayranga.com. Estaremos encantados de atenderte ?

Deja una respuesta

Regístrate

Con tu red social preferida

O con tu correo

Inicia sesión

Con tu red social preferida

O con tu correo