¿Cómo gestionar la sensación de que no estás avanzando nada en esta vida?

Foto de Tobi en Pexels.

Pasan los años y de pronto en ciertos días sientes que la vida ha avanzado a través de ti pero que tú no has avanzado nada a través de ella… O muy poco… O casi nada…

Sientes tristeza… A veces mucha…

Dolor también, a veces…

Otras veces también sientes ira…

Y en algunas ocasiones, incluso, sientes que se te rompe el corazón…

Así son las emociones…

Sin embargo…

En esta nota he venido a dejarte tres apuntes que podrán ayudarte cuando te lleguen esos días… ?

1. No hay ensayos para la vida…

Recuerda que no hay ensayos para la vida…

Así que por lo tanto, lo más natural, es fallar…

?

Pareciera que nos olvidáramos de esta simple verdad… 

Quizá llegamos a estar tan invadidos por la idea del triunfo, del éxito y del acierto; que nos olvidamos de que antes de venir a esta vida no tuvimos un ensayo… No hubo la oportunidad de practicar, de entrenar… O si la hubo, pues no la recordamos… Venimos a este mundo terrícola sin ensayos previos, así que lo más natural, es fallar

Asume esta verdad para dejar de estar dándote con palo si en algún momento llegas a sentir que no has avanzado lo que habrías querido avanzar en tu vida…

Sin importar la edad que tengas, o cuántas veces hayas fallado, o durante cuánto tiempo hayas permanecido en el mismo error sin darte cuenta… Sin importar nada de nada… Recuerda que nunca jamás hubo ensayos para la vida…

Somos puestos aquí… Y en el camino que recorremos, intentamos aprender… Así que lo más natural del mundo es que fallemos y fallemos a cada rato; y en algunos casos, que nuestros errores hayan sido garrafales…

2. La responsabilidad es poder

Teniendo muy en cuenta el apunte anterior, es hora de empoderarte de ti mismo o de ti misma reconociendo tus responsabilidades en lo sucedido…

Recuerda: Responsabilidades, no culpas… Las culpas tienen una connotación negativa… Y recuerda que hemos venido a la vida sin ensayo previo, así que no hay por qué estar sintiéndonos culpables por haber fallado en el camino…

Siempre con esa premisa; es decir, con la libertad del que tiene derecho a fallar, reconoce libremente todas tus responsabilidades… Sin castigos… Sin culpas…

Reconocer tus responsabilidades te dará poder… ¿Por qué? Porque si tú pudiste ser el responsable de haberte equivocado, entonces tú podrás ser a partir de ahora el responsable de actuar de una manera diferente… Así funciona el asunto…

En cambio; si no reconoces tus responsabilidades, entonces tampoco podrás reconocer el poder que hay en ti para actuar de una manera diferente de aquí en adelante…

Así que palante… “A lo hecho, pecho.” Y a empoderarse reconociendo las responsabilidades sin alimentar sentimientos de culpa ni autocastigos; sino más bien transformando esa aceptación de responsabilidad en un enorme poderío para nuestra mejoría personal ??✊

Eso sí: Al reconocer tus responsabilidades, hazlo con franqueza… Sólo haciéndolo con franqueza podrás obtener el poder real que te puede otorgar el reconocimiento de tus responsabilidades

3. Mientras haya vida, habrá oportunidad…

Quizá esto pueda sonar un  poco cliché en primera instancia… Pero la verdad es que, querramos o no querramos, la vida transcurre segundo a segundo, sin saltearse ninguno… Y en cada uno de esos segundos tenemos la oportunidad de actuar en coherencia con lo que deseamos, o ser incoherentes y dejar que ese preciado segundo se desperdicie…

Si todavía estás leyendo estas líneas, entonces quiere decir que todavía la vida transcurre dentro de ti…

Recuerda que mientras eso suceda, en cada segundo que pasa se encierra la oportunidad de avanzar hacia esa vida que tanto anhelas… ¡Aprovéchalo!

En la filosofía samurai hay una frase que me encanta y que siempre me empuja a vivir mi vida con la mayor intensidad posible, en el sentido de entregar la mayor parte de mi tiempo a aquello que yo considero lo más importante de mi vida…

La frase la escuché por primera vez en la película “El último samurai”, con Tom Cruise… Y dice así: “La vida en cada respiro.”

Para mí, en esto consiste: En procurar darle a cada respiro de tu vida, a cada segundo de tu tiempo, la importancia suficiente como para entregar el alma en esa búsqueda que tanto anhelas… ¿No crees, sinceramente, que si vivieras así, tus resultados serían diferentes?

A mi entender, Rudyar Kipling define también esta filosofía en unos versos de su poema “Si…”

Los escribo tal y como los recuerdo:

Si puedes convertir el minuto implacable

en sesenta segundos de distancia recorrida…

Entonces; la Tierra y todo lo que hay en ella te pertenecen…

Ah… Y lo más importante: ¡Serás un hombre, hijo mío!

Así que ya sabes… Si todavía corre sangre por tus venas, entonces todavía es tu momento… Y siempre será así…

Así que decide con qué empezar y… ¡Hazlo!

Extra bonus

No seas tan duro contigo mismo o dura contigo misma…

Si estás acá, es porque definitivamente algo has avanzado…

El solo hecho de haber leído esta nota ya es un avance adicional, pues cuentas con nuevo conocimiento para seguir adelante…

No dejes que tu mente -sobretodo cuando está llena de emociones negativas- te haga pensar y sentir que no has avanzado nada… Déjala en ese momento hablando sola y ponte a avanzar en algo, sin importar lo chiquito o grande que te parezca ???

Cuídate muchísimo…

Gracias por tu tiempo de lectura y…

¡Que hagas una vida excelente!


Huayranga School

Esta nota forma parte de nuestro programa de acción social Huayranga School, que tiene el objetivo de Ayudar a las personas a crearse una vida mejor. Si deseas consultar sobre nuestro servicio de asesoría personalizada para la gestión emocional o para el desarrollo personal integral, comunícate con nosotros al WhatsApp 981224488 ó a nuestro correo electrónico huayranga@huayranga.com. Estaremos encantados de atenderte ?

Deja una respuesta

Regístrate

Con tu red social preferida

O con tu correo

Inicia sesión

Con tu red social preferida

O con tu correo